Katsushika Hokusai, pintura de japon

Katsushika Hokusai (葛飾 北斎?), conocido simplemente como Hokusai (北斎?) (Edo, actual Tokio, 31 de octubre de 176010 de mayo de 1849) fue un pintor y grabador japonés, adscrito a la escuela Ukiyo-e del periodo Edo. Es uno de los principales artistas de esta escuela conocida como «pinturas del mundo flotante».  También es conocido por la diversidad de nombres que utilizó a lo largo de su carrera profesional, Shunro, Sori, Kako, Taito, Gakyonjin, Iitsu y Manji.

La gran ola de Kanagawa, es la obra más conocida de Hokusai y la primera de su famosa serie Treinta y seis vistas del monte Fuji. http://es.wikipedia.org/wiki/La_gran_ola_de_Kanagawa

File:Ukiyoe calendar Dec.2010 hokusai -- fukagawa mannen bashi shita.jpg
Puente de Hokusai (1832).

Fue autor de una obra inmensa y variada. Por ejemplo, en el Hokusai Manga (北斎まんが, Hokusai Manga) (18141849), muestra la vida diaria de su población, con una gran exactitud y sentido del humor. Realizó grabados de paisajes, las Treinta y seis vistas del monte Fuji (富嶽三十六景, Fugaku Sanjūroku-kei)(ca. 18301833) y las Cien vistas del monte Fuji (1834), que reflejan en parte una fijación personal con el Monte Fuji. Fueron obras de esta serie, La gran ola de Kanagawa (神奈川沖浪裏, Kanagawa Oki Nami Ura) y Fuji en días claros (凱風快晴, gai kaze kaisei), las que aseguraron la fama de Hokusai, tanto dentro del Japón como en el extranjero.

A mediados del siglo XIX sus grabados, así como los de otros artistas japoneses, llegaron a París. Allí eran coleccionados, especialmente por parte de artistas impresionistas de la talla de Vincent Van Gogh, Claude Monet, Edgar Degas y Henri de Toulouse-Lautrec, cuya obra denota una profunda influencia de los grabados mencionados. El historiador Richard Douglas Lane ha dicho de él y su obra:

En efecto, si hay un trabajo que hizo el nombre de Hokusai famoso, tanto en Japón como en el extranjero, debe ser esta serie de impresiones monumental …

Lane, Richard (1978). Images from the Floating World, The Japanese Print.

Obra

Su obra está considerada como una de las más importantes del Japón por lo que a la pintura paisajista se refiere. A finales del siglo XVIII y principios del XIX el enriquecimiento de la burguesía japonesa fue la gran impulsora de la prolífica elaboración de estampas en serie, conocidas con el nombre de ukiyo-e o «Pinturas del mundo flotante», estas estampas, con un coste más reducido que una pintura original, eran las que la nueva clase social podía comprar. Esta técnica del ukiyo-e se practicaba y era conocida desde hacía tiempo —con artistas destacados como Hishikawa Moronobu—, pero fue en este período donde se hicieron más populares. Hokusai incorporó a lo largo de su vida la esencia del arte de esta escuela. Las características de sus primeras obras eran la soltura con que realizaba las líneas con elegantes curvas que evolucionó hacia unas espirales dando una elegancia y espontaineidad aún mayor a sus dibujos. Las obras se grababan normalmente sobre planchas de madera de cerezo y el impresor podía hacer copias del original hasta que el relieve grabado en la madera empezaba a desaparecer. El tema principal eran retratos en un primer plano de geishas, actores del teatro kabuki y samuráis, que aparecían tanto en escenas eróticas como humorísticas. También aparecían rodeados de paisajes, y en esta especialidad Hokusai demostró toda su maestría.

Carpas, el dibujo muestra las líneas ondulantes y en espiral que tanto gustaban a Hokusai.

Hokusai estudió y experimentó durante su larga vida nuevas corrientes artísticas, entre las que destacan las de las escuelas Kanō, Tosa y la del artista Ogata Kōrin, así como demostró ser un gran especialista de la pintura tradicional china, y también un buen conocedor de la pintura occidental, sobre todo de los grabados holandeses, fáciles de encontrar en Japón, por los contactos comerciales mantenidos durante el período Edo casi exclusivamente con ese país de Europa. En la época que recibió más la influencia de la pintura china, una característica relevante de su estilo, fue la utilización de elementos del paisaje y rostros de los personajes propios de los habitantes de China. Estos parecidos se pueden observar en su cuadro Tametomo y los demonios de 1811 que se encuentra expuesto en el British Museum de Londres.

Pinturas e ilustraciones

La siguiente es una selección de obras de Hokusai, listadas en orden cronológico. Algunas de estas obras se han nombrado o se han utilizado en ilustraciones en algunas de las biografías de Hokusai y es representativa de los mejores trabajos de Hokusai o de determinados periodos en el desarrollo de su arte.

  • Fiestas de las casas verdes (ca. 1790)
  • Fiestas para los doce meses (ca. 1790)
  • Extranjeros observando costumbres japonesas (1796)
  • Serie de Chushingura I (ca. 1800)
  • Brocados impresos de treinta y seis poetisas (1801)
  • Cincuenta poetas imaginarios, cada uno con un poema (1802)
  • El Fuji en primavera (1803)
  • Treinta y seis estaciones en el Tokaido (1804)
  • Serie de Chushingura II (1806)
  • Suikoden (1807)
  • Retratos de seis poetas (ca. 1810)
  • Manga de Hokusai, vol. 1 (1814)
  • Gashiki de Hokusai (1819); Soga de Hokusai (1820)
  • Treinta y seis vistas del monte Fuji (ca. 1826-33)
  • Vistas de puentes famosos (ca. 1827-30)
  • Nieve, luna, y flores (ca. 1827-30)
  • Flores y pájaros (ca. 1827-30)
  • Toshi-sensor (1833-36)
  • Cien vistas del monte Fuji (1834-35)
  • Cien poemas contados por la niñera (ca. 1845).

http://es.wikipedia.org/wiki/Katsushika_Hokusai

Un comentario en “Katsushika Hokusai, pintura de japon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s