Auguste Rodin

François-Auguste-René Rodin (París, 12 de noviembre de 1840Meudon, 17 de noviembre de 1917) fue un escultor francés contemporáneo del Impresionismo, y considerado como un artista importante, a tal punto de entenderse que es uno de los “padres de la escultura moderna”.

Procedente del academicismo de la escuela escultórica neoclásica, no sólo fue el escultor encargado de poner fin a más de dos siglos de búsqueda de la mimesis en las artes tridimensionales, sino que además dio un nuevo rumbo a la concepción del monumento y la escultura pública. Debido a esto, Rodin ha sido denominado en la historia del arte como «el primer escultor moderno

 

Comienzos e influencias

Rodin fue rechazado en la Academia de Bellas Artes, debido a ese hecho se formó en la Petite École, la cual era una escuela de matemáticas y diseño. Durante años trabajó para otros escultores como Albert-Ernest Carrier-Belleuse, en cuyo taller realizaban todo tipo de objetos de decoración para la aristocracia francesa. Permaneció allí hasta 1862. De estos años fueron las piezas con un toque todavía dieciochesco como La joven con sombrero de flores y Joven con sombrero de flores (1865).

En 1870 estalló la Guerra franco-prusiana y Rodin fue llamado para ingresar en la Guardia Nacional, pero fue declarado no apto debido a su miopía. Se marchó a Bruselas con Carrier-Belleuse para trabajar, pero la relación duró poco tiempo ya que Rodin también intentó vender obras suyas y fue expulsado del taller.

Rose se trasladó a vivir con él y para hacer frente a las necesidades económicas fundó una sociedad junto con Antoine van Asbough, otro expulsado del taller de Carrier-Belleuse. De esta etapa fueron Alegorías de las Artes y las Ciencias para el Palacio de la Academia, dos Alegorías de las Provincias para el Palacio Real, una Cabeza de Beethoven para el Patio del Conservatorio Real de Música y tres figuras del Monumento al burgomaestre J.F. Loos, todas ellas en Bruselas.

Desde 1870 colaboró en la realización de una escultura arquitectónica para la Bolsa de Bruselas. En 1875 viajó a Italia donde se sintió atraído por el tratamiento del movimiento y la acción muscular en las obras de los grandes maestros renacentistas Miguel Ángel y Donatell

La edad de bronce

Debido a la guerra Franco-Prusiana que duró desde el 19 de julio de 1870 hasta el 10 de mayo de 1871 emigró a Bruselas. Su trabajo en la Edad de bronce comenzó usando como su modelo a un soldado belga llamado Auguste Neyt.

En 1875 se levantó un gran escándalo en torno a su escultura La edad de bronce. Se dijo que debido a su perfección, los moldes deberían haber sido sacados directamente del cuerpo del modelo, (moldes del modelo vivo), y modelados en arcilla por el artista, como se debe hacer en el método del vaciado en bronce, acusación deshonrosa en esa época. Logró salir airoso contando con fotografías y amistades influyentes, como Edgar Degas.

En el Salón de 1880 presentó la versión en metal de La Edad del Bronce y un yeso de San Juan Bautista; muchos artistas lo elogian y deciden firmar una carta pidiendo al Gobierno francés reconocimiento para Rodin. La Edad del Bronce fue adquirida por el Estado, el cual le encargó una escultura para la fachada del nuevo Hôtel de Ville. A partir de ese momento comenzó el ascenso de Rodin como artista, dejando atrás lo que se ha denominado etapa “alimentaria”, cuando vivía de la escultura decorativa, y con ello mantenía económicamente a sus amantes. La nueva etapa fue de una línea más transgresora y es considerada como su obra pura, entre la cual se encuentran sus trabajos más importantes: Los burgueses de Calais (1884), Monumento a Balzac (1897) y Las puertas del infierno.

Conoció a Edmond Turquet, subsecretario de Instrucción Pública y Bellas Artes, quien le encargó un portal monumental para el Museé des Arts Décoratifs. El encargo debía estar terminado en tres años, pero se convirtieron en muchos más, tan es así, que nunca vería terminada la “Puerta”. Este encargo se convirtió en un campo de experimentación para Rodin. Entre las esculturas que consideró adecuadas para Las puertas del infierno están Adán, La sombra y Eva, que había comenzado tiempo atrás. La más célebre y famosa escultura de Rodin, El pensador, nació para formar parte de esta obra como una representación de Dante, y terminó teniendo entidad propia; su título está lleno de valores universales, símbolo del pensamiento como acción creadora siempre activa.

El salón de París

A mitad del siglo XIX, la Academia de Bellas en conjunto con el Gobierno organizaban estas exposiciones año con año en donde la religión, mitología e historia se unían en la escultura, así como en la pintura en el Neoclasicismo. Durante ésta exposición los escultores y artistas mostraban sus mejores obras que incluso eran propuestas para monumentos en la ciudad. Ellos confiaban en que recibirían propuestas públicas tanto como compradores privados. Por ejemplo si una de estas obras en tamaño natural atraía la atención de los compradores, el autor de ésta podría hacer alguna versión más pequeña en barro o bronce para después venderla a la burguesía de aquella época.

Rodin formó parte del jurado en los Salones de 1875 a 1913. Estos jueces tenían ciertas normas estrictas en cuanto a la técnica y estética, lo que querían era que las obras demostraran el talento para moldear el cuerpo humano y presentarla de una forma convinvente para el espectador.

Técnica

 404px-Auguste_Rodin_portrait_middle_aged
Rodin a mediados de su carrera.

Para Rodin el artista no debía ser un esclavo del modelo, al contrario: era el artista el que escogía, con su propio ojo y sensibilidad, el objeto a representar y por medio de su imaginación era capaz de modificarlo para crear una imagen nueva a los ojos del mundo.

Anatómicamente falta una lógica entre las proporciones, pues éstas son utilizadas para resaltar el sentimiento. El proceso por el cual están hechas sus esculturas es el vaciado, y aunque en la actualidad conocemos estas piezas trabajadas en bronce, en su época Rodin elaboraba estas piezas en yeso: vaciaba el yeso, material usado como borrador y desechado por los escultores, como una manera de criticar al circuito del arte y a la escultura en mármol (blanco igual que el yeso, pero infinitamente más costoso), reconocida como la única oficial. Su mensaje era claro: la imagen es superior al material con el que está construido.

http://es.wikipedia.org/wiki/Auguste_Rodin

Anuncios

2 comentarios en “Auguste Rodin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s