Océano Pacífico

El océano Pacífico es el mayor océano de la Tierra, ocupa la tercera parte de su superficie y se extiende aproximadamente 15 000 km desde el mar de Bering limitando con el Ártico por el norte, hasta los márgenes congelados del mar de Ross y limitando por el sur con la Antártida. Alcanza su mayor anchura (del orden de 19 800 km) aproximadamente a 5 grados de latitud norte, extendiéndose desde Indonesia hasta la costa de Colombia. Se entiende que el límite occidental del océano está en el estrecho de Malaca.

Playa en San Francisco, situada en el Pacífico Norte.
Nubes de tormenta cumulonimbus incus surcando un atardecer visto desde la Estación Espacial Internacional.

El Pacífico contiene aproximadamente 25 000 islas (más que todos los demás océanos del mundo juntos), casi todas las cuales están ubicadas al sur de la línea ecuatorial. Cubre un área de 179 700 000 km². El punto más bajo de la superficie de la corteza terrestre, la fosa de las Marianas, se encuentra en el Pacífico.

El océano Pacífico solo se comunica con el océano Atlántico a través de tres conexiones: una es artificial: el canal de Panamá, y las restantes son pasos naturales en el extremo austral americano: el estrecho de Magallanes y el pasaje de Drake.

El primer europeo en ver el océano Pacífico desde la orilla americana fue el hidalgo y

Playa en San Francisco, situada en el Pacífico Norte.
Playa en San Francisco, situada en el Pacífico Norte.

explorador español Vasco Núñez de Balboa, quien, tras cruzar el istmo de Panamá, tomó posesión de sus aguas en nombre de los reyes de España el día 25 de septiembre de 1513, y le otorgó el nombre de mar del Sur.

Unos años más tarde, el navegante portugués Fernando de Magallanes durante su expedición a Filipinas y las Molucas al servicio de la Corona de España, le dio el nombre de Pacífico por encontrarse aguas tranquilas durante la mayor parte de su viaje desde el estrecho de Magallanes. Sin embargo, el Pacífico no siempre hace honor a su nombre, pues a menudo los tifones, los huracanes y la actividad sísmica y volcánica golpean las islas de este océano y los litorales continentales.

Fondo oceánico

Imagen del fondo del océano Pacífico. Las características más notables son las fosas situadas en el lado occidental y las grandes llanuras que se extienden por el lado oriental.

El fondo del océano a la cuenca del Pacífico es relativamente uniforme, con una profundidad media de unos 4.270 metros. Las irregularidades más grandes del área son picos submarinos de pendientes muy pronunciadas y cimas planas, conocidas en inglés como seamounts. La parte oeste del suelo consiste en arcos montañosos que se alzan sobre el mar como grupos de islas, como las Islas Salomón y Nueva Zelanda, y fosas profundas, como la de las Marianas, o de las Filipinas, y la de Tonga. La mayoría de las fosas profundas son adyacentes a los márgenes exteriores de la amplia plataforma continental occidental.

A lo largo del límite este de la cuenca Pacífica está la cordillera Pacífica Este, que es una parte de la cordillera oceánica central. Con una anchura de unos 3000 km, tiene una altura de unos 3 km sobre el suelo marino adyacente.

Debido a que un área relativamente pequeña drena al Pacífico, y debido al tamaño inmenso del océano, la mayoría de los sedimentos son autigénicos o pelágicos en su origen. Los sedimentos autigénicos incluyen montmorillonita y filipsita. En cambio los sedimentos pelágicos derivados del agua del mar incluyen arcillas rojas pelágica y restos calcáreos de vida marina. Los sedimentos terrígenos están confinados en márgenes estrechos marginales cerca de tierra.

Historia y economía

Maris Pacifici de Ortelius (1589). Uno de los primeros mapas impresos que muestran el océano Pacífico; ver también el Universalis Cosmographia, el mapa de Waldseemüller (1507)

Migraciones humanas importantes han tenido lugar en el Pacífico en tiempos prehistóricos, notablemente en la Polinesia desde Tahití hasta Hawái y Nueva Zelanda.

El océano fue por primera vez divisado por europeos a principios del siglo XVI, primero por Vasco Núñez de Balboa (1513) quien lo llamó Mar del Sur porque desde el istmo de Panamá el mar se encontraba al sur. Al norte estaba el océano Atlántico al que también se le llamó “Mar del Norte” (hasta principios del siglo XIX). El océano Pacífico fue surcado por Fernando de Magallanes, descubridor del estrecho que lleva su nombre, y que llegó a Filipinas en 1521, y por Juan Sebastián Elcano que completó la primera circunnavegación del mundo en 1522. Ese mismo año, Gil González Dávila realizó la primera expedición por la Mar del Sur desde Tierra Firme, alcanzando territorios nicaragüenses y costarricenses, en búsqueda de oro.

Durante el resto del siglo XVI y principios del XIX, la influencia española fue absoluta. El Pacífico llegó a denominarse el “lago español” por tantas expediciones españolas que lo cruzaron y exploraron. Galeones españoles surcaron las aguas del Pacífico entre América y Filipinas con escala en Guam en las Islas Marianas durante siglos y diferentes expediciones llegaron a las Carolinas y Palaos, que también formaron parte de la Capitanía General de Filipinas. En 1545 la expedición de Yñigo Ortiz de Retez llegó a Nueva Guinea y la bautizó con ese nombre por la similitud del aspecto de sus nativos con los de Guinea en África. Una vez descubiertos nuevos territorios, los esfuerzos hispanos de cristianización y colonización se dieron por primera vez en Guam seguido por las Marianas, Palaos y Yap, para intentarlo finalmente en las islas Carolinas Orientales.

La ruta española del Galeón de Manila operó durante dos siglos y medio a través del Pacífico, uniendo los puertos de Acapulco y Manila entre 1565 y 1815. En 1568 el navegante Álvaro de Mendaña descubrió las Islas Tuvalu y las Islas Salomón, y en una segunda expedición en 1595 descubrió las islas Marquesas. En 1606, la expedición española de Quirós descubrió las Islas Pitcairn, las Nuevas Hebridas (hoy Vanuatu) y visitó las Salomón. Quirós desembarcó en la isla principal de las Nuevas Hebridas bautizándola La Austrialia del Espíritu Santo, creyendo que había llegado a la Terra Australis, el continente australiano. A pesar de encontrarse en las Nuevas Hebridas, el nombre “Australia” acabó sustituyendo el de Terra Australis, y ha perdurado hasta nuestros días. Durante el siglo XVII los holandeses, navegando desde Europa por el sur de África también llegaron al Pacífico Sur, comerciando y descubriendo nuevos territorios. Abel Janszoon Tasman descubrió Tasmania en (1642) y Nueva Zelanda. En el siglo XVIII los rusos exploraron parte de Alaska y las islas Aleutianas. Varias expediciones españolas intentaron reafirmar la soberanía española en el extremo norte de Norteamérica a finales del siglo XVIII, también alcanzando Canadá y Alaska. Entre ellas, la expedición de Juan Francisco de la Bodega y Quadra estableció un asentamiento español en Nutka, en la isla de Vancouver (originalmente “Quadra y Vancouver”) y llegó hasta la isla de Kodiak en Alaska. Los franceses a su vez exploraron la Polinesia, y los británicos en los tres viajes de James Cook: al Pacífico Sur y Australia, Hawái, y el noroeste americano del Pacífico.

Las numerosas llegadas de españoles a las islas de la Micronesia no supuso un cambio drástico en la cultura y sus costumbres. Lo que no significa que los habitantes de esos lugares se vieran de alguna manera, amenazados e impresionados, por los nuevos inventos que los españoles trajeron consigo, como eran los enormes barcos, artilugios de guerra o incluso sus ropas. Además de ello, la confusión rondaba sus cabezas debido a que tal y como explicaba el cronista oficial Antonio de Pigafetta, estas civilizaciones creían ser las únicas que habitaban la Tierra. Allende de descubrir lugares desconocidos, los españoles encontraron con esas expediciones otro fin; el intercambio de productos. Estos se llevaban a cabo por medio de cuerdas que se tendían entre las proas y galeones, por miedo al ataque, pero esto fue cambiando y algunos llegaron a tierra dando lugar a diferentes resultados; desde desaparición de navegantes hasta recibimiento de regalos. Estos viajes encabezados por mentes brillantes camino de aprender que la tierra era redonda y en busca de nuevo territorio, fueron disminuyendo a medida que pasaban los años.

El imperialismo del siglo XIX dio como resultado la ocupación del Pacífico por las potencias occidentales. Se hicieron contribuciones significativas al conocimiento oceanográfico en los viajes del H.M.S. Beagle en los años 1830, con Charles Darwin a bordo; el H.M.S. Challenger durante la década de 1870; la U.S.S. Tuscarora (1873-76); y el alemán Gazelle (1874-76). Aunque los Estados Unidos tomaron las Filipinas en 1898, Japón controlaba el Pacífico oeste en 1914, y ocupó muchas otras islas durante la Segunda Guerra Mundial. Al final de esta guerra, la flota del Pacífico americana era el amo virtual del océano.

Hay diecisiete estados independientes en el Pacífico: Australia, Fiyi, Japón, Kiribati, Islas Marshall, Estados Federados de Micronesia, Nauru, Nueva Zelanda, Palaos, Papúa Nueva Guinea, Filipinas, Samoa, Islas Salomón, República de China (Taiwán), Tonga, Tuvalu, y Vanuatu. Once de estas naciones han logrado su total independencia a partir de los años 1960. Las Islas Marianas del Norte se autogobiernan con la política exterior ordenada por los Estados Unidos, y las Islas Cook y Niue están en relaciones similares con Nueva Zelanda. También en el Pacífico está el estado americano de Hawái y diversos territorios y posesiones de Australia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Francia, Japón, México, Nueva Zelanda, el Reino Unido y los Estados Unidos.

La explotación de la riqueza mineral del Pacífico está temperada por las grandes profundidades oceánicas. En aguas poco profundas lejos de las costas de Australia y Nueva Zelanda, se extrae petróleo y gas natural y se cultivan perlas en las costas de Australia, Japón, Papúa Nueva Guinea, Nicaragua, Panamá, y las Filipinas, aunque cada vez menos. La mayor riqueza del Pacífico es la pesca. Las aguas costeras de los continentes y las islas más templadas crían bacalao, salmón, sardina, pez espada, y atún.

En 1986, las naciones miembro del Fórum Pacífico Sur declararon el área como zona libre nuclear en un esfuerzo de parar las pruebas nucleares y prevenir el vertido de residuos nucleares.

https://es.wikipedia.org/wiki/Oc%C3%A9ano_Pac%C3%ADfico

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s