Actualidad/Argentina/Artículos/Arte/Arte Argentino/Buenos Aires/Libros/News/Noticias/quotes/Several/Sin Categoria/Varios/various/Without category

Aduana Corrupción y contrabando, Enrique Vázquez

Corrupción, negligencia y cinismo. Enrique Vázquez realiza una investigación sobre la aduana de Buenos Aires en la cual aporta una reflexión contundente y explosiva sobre esta red de delitos.

 

Aduana de Buenos Aires: la institución más antigua de este lado del Río de la Plata. Enriqueció a comendadores y virreyes durante la época colonial y a un par de “patriotas” tras la Revolución. Unitarios y federales se disputaron su dominio en las guerras civiles.
Desde 1810 y por el lapso de 140 años la Aduana aportó entre el 80 y el 90 por ciento de lo recaudado por el Tesoro nacional.
Su apogeo coincidió –y no por casualidad– con el momento de esplendor económico argentino, del que todavía tenemos nostalgia sin haberlo disfrutado.
La investigación de este libro revela que hoy la Aduana aporta apenas el 1,47 por ciento del PBI. Nadie sabe cuántos contenedores hay en el puerto ni qué guardan en su interior. La desidia y la corrupción se retroalimentan para que cada tanto desaparezcan cinco, diez o veinte de esas “latas” cuyo valor promedio ronda el medio millón de dólares. Al decir de un juez, el contrabando es “el delito nacional”.
Aquí hablan aduaneros, jueces, fiscales, economistas e historiadores. Pero sobre todo hablan las causas judiciales, y esas causas, muchas veces agotadas por prescripción o por sentencias indignantes, revelan un estado de cosas que nos permite saber cómo –a través del delito– se pudo transformar la opulencia de otrora en la pobreza de hoy.
Enrique Vázquez ha logrado testimonios inéditos, documentos y expedientes judiciales que muestran un modo espeluznante de fagocitar un ingreso legítimo para la economía de un país. Su investigación denuncia la trama de corrupción, negligencia y cinismo y, a la vez, en su recorrido histórico, aporta una reflexión contundente y explosiva.

 

El osario de la rebeldía

Campo de Mayo, de Roca a los Kirchner
Las investigaciones sobre Campo de Mayo
no llegaron muy lejos. Nunca hasta ahora.
En 1984, al descorrerse el velo de lo que había sido la dictadura en su faz represiva gracias al informe Nunca más de la Conadep, los argentinos supimos que miles de personas habían “desaparecido” en campos de concentración clandestinos. Pero así como tuvieron que pasar algunos años para que se conociera en toda su magnitud el plan sistemático de apropiación de bebés nacidos en cautiverio de sus madres, también tuvo que transcurrir cierto tiempo para comprender que la guarnición de Campo de Mayo superaba con holgura las dimensiones deletéreas de la ESMA en la Capital o “La Perla”, en Córdoba.

Por Campo de Mayo pasaron cinco mil presos políticos. Sólo cuarenta y tres  sobrevivieron, muchos de ellos gracias a la fuga. Se supo, a través de diversos testigos, que hasta 1979 dos o tres veces por semana llegaba una caravana de vehículos del ejército y descargaba en fosas paralelas a las vías del tren lo que algunos sostienen con firmeza que eran cadáveres y otros dicen que “eran bultos que parecían cuerpos humanos”. Sin embargo, las investigaciones no fueron más allá. Nunca hasta ahora.

¿Por qué es un agujero negro? ¿Por qué se desaparece a Campo de Mayo en los años de democracia? ¿Por qué se prosiguió una política de destrucción de pruebas?

 

 

Cuando Luis Patti fue intendente de Escobar, la razón de ser de ese territorio había perdido su sentido original: el servicio militar obligatorio fue eliminado por quien declaró los indultos e hizo prescribir las causas del juicio a las Juntas al ritmo del crecimiento de los barrios privados. Durante los dos períodos para los que fue elegido, ese lugar fue sometido a una intensa tarea de rellenado y en la actualidad es un asentamiento de viviendas precarias. Contestar estas preguntas puede ser la clave para descifrar la desaparición de los cuerpos de cinco mil militantes y la relación entre las fuerzas policiales y las dictaduras militares y sus planes de exterminio. Figuras como la de Patti, Etchecolatz y Villar trascienden la mera configuración psicopática para devenir dispositivos técnicamente aptos para la represión y eliminación de personas.

Luego de buscar las voces pendientes, las voces olvidadas, luego de tantos viajes y caminatas tratando de dar con una explicación, en el polvo y en la tierra, Enrique Vázquez desbarata el silencio y la complicidad e ilumina ese vacío con una investigación contundente y aterradora.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s