Espiados, Claudio Savoia

Espiados detalla lo que es difícil poder imaginar.

Comparte información clave y rigurosa.

Leerlo es decirle adiós a la inocencia.

 

Espiados es una formidable investigación periodística sobre un submundo secreto, exuberante y provisto de una ingeniería compleja: la maquinaria estatal para controlar a la población y el poderoso negocio de la información clandestina. La trama incluye a los más de cinco mil agentes de inteligencia de las fuerzas de seguridad federales, con casi dos mil quinientos millones de pesos de presupuesto; el despliegue de los más amplios y sofisticados métodos de espionaje y vigilancia social por parte de oficinas administrativas, las seccionales provinciales de inteligencia y las nuevas tecnologías.

 

Las historias son concretas y asombrosas. Muchas de ellas aún están en desarrollo y sus finales se adivinan iluminados por las luces del escándalo. Un espía de la policía federal se infiltra en un medio periodístico; una docente neuquina se entera de que su pareja no era el militante de la izquierda dura que conocía sino que trabajaba para el Ejército; un jefe de la ex SIDE consigue vigilar a su rival interno (y pincharle el teléfono a más de setecientas personas), una agencia de modelos funciona de engranaje perfecto para las persecuciones, y más. El prestigioso periodista de investigación Claudio Savoia confecciona un trabajo fino en el que se contestan preguntas inquietantes.

Espiados detalla lo que es difícil poder imaginar. Comparte información clave y rigurosa. Leerlo es decirle adiós a la inocencia.

Sigue leyendo “Espiados, Claudio Savoia”

Aduana Corrupción y contrabando, Enrique Vázquez

Corrupción, negligencia y cinismo. Enrique Vázquez realiza una investigación sobre la aduana de Buenos Aires en la cual aporta una reflexión contundente y explosiva sobre esta red de delitos.

 

Aduana de Buenos Aires: la institución más antigua de este lado del Río de la Plata. Enriqueció a comendadores y virreyes durante la época colonial y a un par de “patriotas” tras la Revolución. Unitarios y federales se disputaron su dominio en las guerras civiles.
Desde 1810 y por el lapso de 140 años la Aduana aportó entre el 80 y el 90 por ciento de lo recaudado por el Tesoro nacional.
Su apogeo coincidió –y no por casualidad– con el momento de esplendor económico argentino, del que todavía tenemos nostalgia sin haberlo disfrutado.
La investigación de este libro revela que hoy la Aduana aporta apenas el 1,47 por ciento del PBI. Nadie sabe cuántos contenedores hay en el puerto ni qué guardan en su interior. La desidia y la corrupción se retroalimentan para que cada tanto desaparezcan cinco, diez o veinte de esas “latas” cuyo valor promedio ronda el medio millón de dólares. Al decir de un juez, el contrabando es “el delito nacional”.
Aquí hablan aduaneros, jueces, fiscales, economistas e historiadores. Pero sobre todo hablan las causas judiciales, y esas causas, muchas veces agotadas por prescripción o por sentencias indignantes, revelan un estado de cosas que nos permite saber cómo –a través del delito– se pudo transformar la opulencia de otrora en la pobreza de hoy.
Enrique Vázquez ha logrado testimonios inéditos, documentos y expedientes judiciales que muestran un modo espeluznante de fagocitar un ingreso legítimo para la economía de un país. Su investigación denuncia la trama de corrupción, negligencia y cinismo y, a la vez, en su recorrido histórico, aporta una reflexión contundente y explosiva.

 

Sigue leyendo “Aduana Corrupción y contrabando, Enrique Vázquez”

Big Macri: del cambio al FMI CERRUTI GABRIELA

Big Macri

Macri: del cambio al FMI

 

De las promesas al colapso.

Desde que llegó a la Casa Rosada, Mauricio Macri puso en práctica el liberalismo autoritario que históricamente ha beneficiado a los sectores empresarios, terratenientes y financieros ligados al capital internacional, esa ideología que antes requirió de las dictaduras militares y ahora, por primera vez, ganó elecciones democráticas. Con el apoyo de un aparato tecnológico inédito y un discurso de cambio sin precisiones, Macri asumió y enseguida y por decreto amplió la Corte Suprema, limitó el derecho a la protesta desde el Ministerio de Seguridad, habilitó las requisas en el transporte público y defendió a un funcionario que negó que hubieran existido 30.000 desaparecidos.
En 2010 Gabriela Cerruti publicó El Pibe, una biografía de Macri en la que contaba el modo en que el entonces jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires se proyectaba a la presidencia mientras resolvía internas familiares, favorecía a sus amigos con contrataciones directas y vetaba cualquier norma que limitara sus acciones. Ahora la periodista y política analiza cómo Macri buscó romper los lazos sociales fundamentales para la construcción de una trama y una acción colectivas, mientras alienta la meritocracia como una exaltación de los beneficios del individualismo. También denuncia cómo ha desdeñado la necesidad de reconocer en la historia un pasado común donde inscribirse, desde el patente reemplazo de los próceres por animales en la moneda argentina. Tras fracasar en la lucha contra la inflación y la pobreza, y luego de pretender que la economía es administración y no política, debió reconocer su incapacidad y recurrir al FMI, algo que se había comprometido a evitar.
Se han caído los velos y quedan a la vista el negocio de la especulación, la vulgar timba financiera repetida y los golpes de mercado en los que ganan los conocidos de siempre.

 

https://www.planetadelibros.com.ar/libro-big-macri


Sigue leyendo “Big Macri: del cambio al FMI CERRUTI GABRIELA”

Laura. Vida y militancia de Laura Carlotto, María Eugenia Ludueña

La historia de Laura Carlotto jamás contada. Edición corregida y aumentada

“Soy la mamá de Laura. La primera hija, la soñada, la querida, la esperada, igual que los otros tres que vinieron después. Pero ella fue algo especial por la vida que vivió: una vida corta, intensa, con mucho contenido. Vivió apurada, empapándose de su tiempo. Estaba atenta a aprender de cada momento, de cada lectura, de todo lo que la ayudara a pensar, hacer y participar. Entregó su vida por un ideal, por un compromiso con su pueblo”, dice Estela de Carlotto. Su hija mayor, Laura, fue secuestrada y desaparecida en noviembre de1977, a los veintidós años.

 

 

El escenario es la ciudad de La Plata, en los turbulentos años 70. Laura Carlotto es una más de los tantos jóvenes que empiezan a militar políticamente, con la convicción de que la revolución puede suceder mañana y que el sueño de una sociedad más justa está a la vuelta de la esquina. Hermosa e independiente, sensible y decidida, Laura y su compromiso político cambiarán para siempre nuestra historia: a partir de su desaparición y su asesinato en 1978, y de que el hijo que llevaba en su vientre fuera robado por la dictadura, Estela de Carlotto se convertirá en el máximo referente de los derechos humanos en la Argentina como presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

La vida de Laura es también la crónica de una generación contada en la voz de sus protagonistas: a través de los testimonios inéditos de la familia Carlotto, de las amigas de juventud y de sus compañeros de militancia; a través del relato de los hombres que la amaron y de los compañeros que la respetaron cuando estaba en cautiverio, María Eugenia Ludueña reconstruye toda una época.

La autora narra la historia de Laura como nunca se contó: desde que era sólo un sueño para sus padres hasta hoy, a un año de que Ignacio Guido, su hijo, recuperara su verdadera identidad. Y nos transporta, como si estuviésemos allí, a esa época acelerada en la que La Plata era un hervidero de sueños de juventud, cuando todo parecía a punto de cambiar. Entre la investigación histórica y el testimonio, con maestría y sensibilidad, María Eugenia Ludueña indaga la vida y la militancia de Laura Carlotto y pinta a través de su historia el fresco de una época que hoy nos interpela de manera más intensa que nunca.


https://www.planetadelibros.com.ar/libro-laura-vida-y-militancia-de-laura-carlotto

EL ABISMO, ROBERTO NAVARRO

Relato en primerísima persona de cómo hizo Macri para desmantelar en pocos meses de gestión las conquistas sociales y los logros del Estado de bienestar reconstruido durante el kirchnerismo.

 

 

Censura. Tarifazo. Desempleo. Endeudamiento. Represión. Corrupción. Persecución judicial, linchamiento mediático… Desde que llegó al poder, el gobierno conservador de Mauricio Macri aumentó salvajemente la desigualdad entre ricos y pobres.

Roberto Navarro escribe para quebrar el cerco periodístico que busca acallar las críticas y para denunciar las funestas consecuencias sociales, económicas y políticas de una gestión que favorece solo a una elite sin reglas que se maneja a base de amistades y pactos.

Con valentía y claridad, el autor revela de modo descarnado y como nadie hasta ahora, lo que realmente piensan los empresarios, jueces y funcionarios que deciden el destino de todo un país.

El Abismo es un documento fundamental para evaluar con serenidad la Argentina de los últimos años, entender la dimensión del cambio actual y evitar que el destino sea otra vez la dramática condena a la exclusión de millones de argentinos.


https://m.casadellibro.com/ebook-el-abismo

 

https://www.eldestapeweb.com


Día Mundial de la Poesía, 21 marzo

Día Mundial de la Poesía

Con numerosos eventos y lecturas múltiples se realizan actos en diversas latitudes del planeta para celebrar tan importante evento por este género de la literatura, por esa extrema forma de percepción de la vida. La UNESCO lanzó al mundo un comunicado para avalar la conmemoración del día mundial de la poesía al instituir ese legado para el mundo:

«Es evidente que una acción mundial a favor de la poesía daría un reconocimiento y un impulso nuevo a los movimientos poéticos nacionales, regionales, e internacionales. Esta acción debería tener como objetivo principal sostener la diversidad de los idiomas a través de la expresión poética y dar a los que están amenazados la posibilidad de expresarse en sus comunidades respectivas.»

 

 

La importante celebración en Bogotá es una de las más concurridas del mundo y cuenta con lecturas de más de 20 poetas de reconocimiento internacional y con la asistencia de cuatro centenares de personas que realizan un brindis por la poesía. En lugares emblemáticos de las más importantes ciudades del mundo se efectúan maratones poéticas celebratorias. En París(Vaca Azul y otros recintos), Berlín (Puerta de Brandeburgo), Bogotá (Gimnasio Moderno), La Plata (Pasaje Dardo Rocha), Bilbao (Café Boulevard de Bilbao), ÁmsterdamCiudad de México, y La Habana, donde los poetas se reúnen el 21 de marzo en parques y grandes auditorios para dar a conocer su voz profunda y visionaria inspirados en la espera de un mundo mejor para todos, en Venezuela diversos grupos celebran este día en un evento que se ha llamado como Atentado Poético Venezuela, en el cual distintas personas salen a las calles de las principales ciudades del país a regalar la mayor cantidad de poemas posibles y realizar recitales espontáneos.

Sigue leyendo “Día Mundial de la Poesía, 21 marzo”

Ernesto Sabato, BIBLIOTECA

España en los diarios de mi vejez

La experiencia de los viajes de Ernesto Sabato por España durante los dos últimos años es el eje vertebrador de este cuaderno de bitácora íntimo y vital esbozado con los apuntes de un escritor fiel a su estilo, a sus obsesiones y a su situación personal. Estas páginas permiten visitar a un Sabato más cercano y viajar en su compañía, registran el paso del tiempo, los estados de ánimo del genial escritor y lo más inmediatamente cotidiano, presentando de una forma directa mucho de lo que en su obra aparece de manera más elaborada.

Éste es un libro que se lee con el deleite de quien sacia la sed. Un texto hecho de pinceladas de infancia, de lecturas, de anécdotas que constituyen el perfecto retrato del artista, de reflexiones sobre la creación literaria o la vejez y el olvido, sobre temas eternos y actuales —desde la doble naturaleza del hombre hasta la globalización, la migración, la marginación y la injusticia—, o de comparaciones entre Argentina y España, agudas y cariñosas, pero siempre llenas de contrastes.

«España en los diarios de mi vejez es a la vez un documento de gran dignidad moral y un texto literario de arte supremo, que arroja particular vislumbre sobre un mundo en descomposición; en este sentido, la alianza entre rotundidad expresiva, emotividad, y lucidez ética lo convierte en un testimonio de extraordinario valor intelectual.» Pere Gimferrer. «Quisiera morir como un hombre,como he vivido quisiera morir.» Ernesto Sabato.


Antes del fin

Las memorias de Ernesto Sabato, es un libro único que constituye su testamento espiritual. Es la historia de un joven nacido en La pampa, que emprende con éxito una carrera altamente especializada en el mundo científico y llega incluso a trabajar en el centro Curie de París, para luego, en contacto con los surrealistas, abandonar la ciencia por la literatura y el arte, en un gesto valeroso y retador, y con su primera novela, rechazada por multitud de editores, obtener el reconocimiento de Albert Camus y Thomas Mann. Es también, por otra parte, la historia de un hombre rebelde, afín desde muy pronto al anarquismo y a la izquierda revolucionaria, que descubre y denuncia las máscaras del totalitarismo soviético para luego, ya en su vejez, presidir con extraordinario coraje personal la comisión que investiga el horror de los desaparecidos en Argentina y desvelar la magnitud del genocidio. La alianza de rigor ético, acento lírico y firme voluntad solidaria con los desposeídos confiere a Antes del fin el carácter de un libro único: constituye, como pocas obras de hoy en día, el legado esencial de un gran escritor para las generaciones que lo suceden.


Ernesto Sabato

Nació en Rojas, provincia de Buenos Aires, en 1911, hizo su doctorado en física y cursos de filosofía en la Universidad de La Plata, trabajó en radiaciones atómicas en el Laboratorio Curie, en Francia, y abandonó definitivamente la ciencia en 1945 para dedicarse exclusivamente a la literatura. Ha escrito varios libros de ensayo sobre el hombre en la crisis de nuestro tiempo y sobre el sentido de la actividad literaria —así, El escritor y sus fantasmas (1963; Seix Barral, 1979 y 2002), Apologías y rechazos (Seix Barral, 1979), Uno y el Universo (Seix Barral, 1981) y La resistencia (Seix Barral, 2000)—, su autobiografía, Antes del fin(Seix Barral, 1999), y tres novelas cuyas versiones definitivas presentó Seix Barral al público de habla hispana en 1978: El túnel en 1948, Sobre héroes y tumbas en 1961 y Abaddón el exterminador en 1974 (premiada en París como la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1976). Escritores tan dispares como Camus, Greene y Thomas Mann, como Quasimodo y Piovene, como Gombrowicz y Nadeau han escrito con admiración sobre su obra, que ha obtenido el Premio Cervantes, el Premio Menéndez Pelayo, el Premio Jerusalén y la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes de Madrid.


https://www.planetadelibros.com/autor/ernesto-sabato

PLAZA DE MAYO, Cuando la historia pierde toda su importancia

Denuncian que las reformas en la Plaza de Mayo no la respetan como un espacio de protección histórica

 
La ONG especializada Basta de Demoler denuncia que las obras de remodelación de la Plaza de Mayo no cumplen con los requisitos de la ley porteña que protege los espacios históricos. En febrero presentarán una demanda
 Arias Usandivaras advirtió que aunque el Gobierno porteño cumplió con la ley nacional al consultar a la Comisión Nacional de Museo, “nada de lo que están haciendo se puede hacer sin una ley de la Legislatura. No se trata de si nos gusta o no el proyecto, sino de que se cumpla con el Código de Planeamiento Urbano de la Ciudad”. “Están sacando los cordones de granito y no pueden poner cualquier otra cosa, los deben volver a colocar. Pretendían instalar los mismos bancos que están en todas las plazas para darle homogeneidad, cuando justamente es lo que no tiene que tener. No es lo mismo la Plaza de Mayo que la del Congreso o la Plaza San Martín. Sí se consiguió que no pongan las luces abajo, como si fuera Disneylandia, y que mantengan la luminaria original. No es una cuestión de gusto sino de cumplir la ley”, remarcó.

La remodelación de la plaza –declarada en 1942, por decreto, Lugar Histórico Nacional– incluye la ampliación de “las superficies de reunión y encuentro, las que se conectan por medio del eje central”, y el aumento de la superficie de “las veredas y senderos peatonales”, tomando dos carriles vehiculares “de cada lado de la Avenida Hipólito Yrigoyen y Avenida Rivadavia”, aumentando la superficie total de la plaza pero manteniendo las proporciones de superficie verde con respecto a la superficie seca, de acuerdo a lo informado por el Gobierno porteño.

En números: sumará 730 metros cuadrados de espacios verdes y 450 metros cuadrados en el entorno a la Casa Rosada. De esta manera la Plaza de Mayo contará con 7600 Metros cuadrados de espacios verdes totales y la Casa Rosada con 450 metros cuadrados.

Desde el Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, a cargo de la remodelación, contaron a este diario que para realizar las obras que estarán terminadas para el final del primer cuatrimestre del año, se “presentó un proyecto a la Comisión Nacional de Museos, de Lugares y de Bienes Históricos que analizó las transformaciones que sufrió la Plaza a lo largo de su historia y recuperó el proyecto original de la plaza, con el color blanco original de los caminos (la repavimentación con el marrón actual se hizo en 1977), y las áreas con tres círculos, dos menores y el mayor en el centro, que atraviesan el corredor central tal como lo diseñó Thays”.


SEGUIR LEYENDO: https://www.pagina12.com.ar/90732-cuando-la-historia-pierde

Borges. Una vida, Edwin Williamsom

Jorge Luis Borges siempre señaló las bases autobiográficas de sus escritos, y afirmó incluso que la fantasía era «un modo de confesión». Basada en fuentes inéditas, esta biografía definitiva, de Edwin Williamson, desvela los misterios que aún rodean la vida de Borges, y relaciona esta nueva información con sus textos literarios, transformando radicalmente las maneras establecidas de considerar al maestro contemporáneo.

 

Borges aparece aquí como un hombre de emociones turbulentas, apasionadamente enamorado. Williamson descubre los episodios hasta ahora desconocidos que lo condujeron al borde del suicidio y lo cambiaron como escritor, hecho que se manifiesta en muchas de las más famosas páginas de su madurez creativa, y analiza también sus ideas políticas: el apoyo a las juntas militares argentinas de los años setenta y el pacifismo del final de su vida.

«Asombrosamente intensa y original. Lleva al lector un paso más allá a la hora de entender al maestro argentino y su compleja relación con la vida», HAROLD BLOOM «Una biografía de Borges, amena y rigurosa, por uno de los mejores críticos de literatura latinoamericana», MARIO VARGAS LLOSA «Lejos de reducir su talla como hombre de letras, esta biografía transmite la sensación de un triunfo final», EDGARDO COZARINSKY, The Spectator «Una biografía de primer orden en todos los aspectos», CHRISTOPHER HITCHENS, The Atlantic.


https://www.planetadelibros.com/libro-borges-una-vida

Madres de Plaza de Mayo

Las Madres de Plaza de Mayo es una asociación argentina formada durante la dictadura de Jorge Rafael Videla con el fin de recuperar con vida a los detenidos desaparecidos, inicialmente, y luego establecer quiénes fueron los responsables de los crímenes de lesa humanidad y promover su enjuiciamiento. Posteriormente trataron de continuar lo que ellas entendían como la lucha que intentaron llevar a cabo sus hijos, mediante la misma asociación, con su propia radio, una universidad (UPMPM), un programa de televisión, un café literario, un plan de viviendas sociales y una guardería infantil.


http://madres.org/


Las Madres de la Plaza de Mayo comenzaron a reunirse en la plaza de la ciudad de Buenos Aires de ese nombre el sábado 30 de abril de 1977. La utilizaban como un punto aglutinante para organizarse y poder peticionar a las autoridades por sus hijos desaparecidos. Al principio permanecían sentadas, pero al haberse declarado el estado de sitio, la policía las expulsó del lugar. Luego, para identificarse como grupo en la peregrinación a Luján en octubre de 1977, decidieron ponerse un pañuelo blanco en la cabeza. De esa manera surgieron los dos símbolos que las representan: las marchas todos los jueves a las tres y media de la tarde alrededor de la Pirámide de Mayo, y el pañuelo blanco en la cabeza.

Sigue leyendo “Madres de Plaza de Mayo”

Argentina desde el aire, EL MEJOR PAIS PARA VIAJAR

 

Parque Lezama

El Parque Lezama es un tradicional paseo en la Ciudad de Buenos Aires. Está delimitado por las calles Defensa y Brasil y las avenidas Martín García y Paseo Colón, y se encuentra en el barrio de San Telmo, aunque limita con los barrios de La Boca y Barracas.

Se caracteriza por sus avenidas arboladas, su anfiteatro y la barranca que cae hacia las avenidas Martín García y Paseo Colón. En su terreno se encuentra el Museo Histórico Nacional.

El templete griego está rodeado de estatuas alegóricas.

Entorno

En los últimos años el entorno de la plaza ha cambiado, la zona lindera al Parque Lezama, donde convergen los barrios de San TelmoBarracas y La Boca, se han abierto restaurantes, desalojado edificios tomados y se han llevado a cabo nuevos emprendimientos inmobiliarios. Edificios como el Ministerio Público Fiscal y el Registro Nacional de las Personas fueron renovados.

En sus alrededores se encuentra: sobre la calle Defensa, el Museo Histórico Nacional declarado en 1897 que fue la casona que habitó Lezama en el siglo XIX; frente al parque se levanta la Iglesia Ortodoxa Rusa obra del arquitecto Alejandro Christophersen. En la esquina de Brasil y Defensa se encuentran dos bares notables de la Ciudad: El Británico y El Hipopótamo.

Ferias

Existen al menos dos ferias bien diferenciadas que se instalan los fines de semana, una de ellas, más antigua, se dedica a la venta de artesanías, ropa de autor y otros adornos, y tiene su núcleo alrededor del monumento a Pedro de Mendoza.

La otra, más reciente e instalada masivamente en la década de 2000, se dedica a la venta de objetos usados, ropa de imitación de grandes marcas, y diversas baratijas. Se instala principalmente sobre la amplia vereda de la Avenida Martín García, aunque también se extiende sobre otros senderos adyacentes.

Mientras los vecinos del barrio se muestran de acuerdo con la presencia de la feria de artesanías, se han expresado en numerosas oportunidades contra la feria de ropa y objetos usados.

El Parque Lezama en la cultura

  • El escritor hispano-argentino Andrés Neuman hace pasear a Demetrio Rota, protagonista de su novela Bariloche, por este parque. El mismo autor vuelve a mencionar el Parque Lezama en el poema Buenos Aires al vuelo, perteneciente a su libro El tobogán (Premio Hiperión de Poesía 2002) e incluido en el volumen Década. Poesía 1997-2007 (Editorial Acantilado, 2008, pp. 76-78).

 


https://es.m.wikipedia.org/wiki/Parque_Lezama

Jorge Luis Borges, Instantes

 

 

 

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

Jorge Luis Borges, Al triste

 

 

Ahí está lo que fue: la terca espada
del sajón y su métrica de hierro,
los mares y las islas del destierro
del hijo de Laertes, la dorada
luna del persa y los sin fin jardines
de la filosofía y de la historia,
el oro sepulcral de la memoria
y en la sombra el olor de los jazmines.
Y nada de eso importa. El resignado
ejercicio del verso no te salva
ni las aguas del sueño ni la estrella
que en la arrasada noche olvida el alba.
Una sola mujer es tu cuidado,
igual a las demás, pero que es ella.

Jorge Luis Borges, El bisonte

 

 

 

Montañoso, abrumado, indescifrable,
rojo como la brasa que se apaga,
anda fornido y lento por la vaga
soledad de su páramo incansable.

El armado testuz levanta. En este
antiguo toro de durmiente ira,
veo a los hombres rojos del Oeste
y a los perdidos hombres de Altamira.

Luego pienso que ignora el tiempo humano,
cuyo espejo espectral es la memoria.
El tiempo no lo toca ni la historia

de su decurso, tan variable y vano.
Intemporal, innumerable, cero,
es el postrer bisonte y el primero.

Alfonsina Storni, Dos palabras

 

Esta noche al oído me has dicho dos palabras
Comunes. Dos palabras cansadas
De ser dichas. Palabras
Que de viejas son nuevas.

Dos palabras tan dulces que la luna que andaba
Filtrando entre las ramas
Se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras
Que una hormiga pasea por mi cuello y no intento
Moverme para echarla.

Tan dulces dos palabras
Que digo sin quererlo? ¡oh, qué bella, la vida!?
Tan dulces y tan mansas
Que aceites olorosos sobre el cuerpo derraman.

Tan dulces y tan bellas
Que nerviosos, mis dedos,
Se mueven hacia el cielo imitando tijeras.
Oh, mis dedos quisieran
Cortar estrellas.

 

Alfonsina Storni, ¡Adiós!

 

Las cosas que mueren jamás resucitan,
las cosas que mueren no tornan jamás.
¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda
es polvo por siempre y por siempre será!

Cuando los capullos caen de la rama
dos veces seguidas no florecerán…
¡Las flores tronchadas por el viento impío
se agotan por siempre, por siempre jamás!

¡Los días que fueron, los días perdidos,
los días inertes ya no volverán!
¡Qué tristes las horas que se desgranaron
bajo el aletazo de la soledad!

¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas,
las sombras creadas por nuestra maldad!
¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que así se nos van!

¡Corazón… silencia!… ¡Cúbrete de llagas!…
-de llagas infectas- ¡cúbrete de mal!…
¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,
corazón maldito que inquietas mi afán!

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas!
¡Adiós mi alegría llena de bondad!
¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que no vuelven más! …

Alfonsina Storni, Dolor

 

 

Quisiera esta tarde divina de octubre
pasear por la orilla lejana del mar;
que la arena de oro, y las aguas verdes,
y los cielos puros me vieran pasar.

Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,
como una romana, para concordar
con las grandes olas, y las rocas muertas
y las anchas playas que ciñen el mar.

Con el paso lento, y los ojos fríos
y la boca muda, dejarme llevar;
ver cómo se rompen las olas azules
contra los granitos y no parpadear;
ver cómo las aves rapaces se comen
los peces pequeños y no despertar;
pensar que pudieran las frágiles barcas
hundirse en las aguas y no suspirar;
ver que se adelanta, la garganta al aire,
el hombre más bello, no desear amar…

Perder la mirada, distraídamente,
perderla y que nunca la vuelva a encontrar:
y, figura erguida, entre cielo y playa,
sentirme el olvido perenne del mar.

Jorge Luis Borge, Amorosa anticipación

 

 

 

Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta
ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña,
ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios
serán favor tan misterioso
como el mirar tu sueño implicado
en la vigilia de mis brazos.
Virgen milagrosamente otra vez por la virtud absolutoria del sueño,
quieta y resplandeciente como una dicha que la memoria elige,
me darás esa orilla de tu vida que tú misma no tienes,
Arrojado a quietud
divisaré esa playa última de tu ser
y te veré por vez primera, quizá,
como Dios ha de verte,
desbaratada la ficción del Tiempo
sin el amor, sin mí.

Jorge Luis Borges, Alhambra

 

 

Grata la voz del agua
a quien abrumaron negras arenas,
grato a la mano cóncava
el mármol circular de la columna,
gratos los finos laberintos del agua
entre los limoneros,
grata la música del zéjel,
grato el amor y grata la plegaria
dirigida a un Dios que está solo,
grato el jazmín.

Vano el alfanje
ante las largas lanzas de los muchos,
vano ser el mejor.
Grato sentir o presentir, rey doliente,
que tus dulzuras son adioses,
que te será negada la llave,
que la cruz del infiel borrará la luna,
que la tarde que miras es la última.

 

Andrés Rivera, BIBLIOTECA

Estaqueados

Dueño de una prosa breve, áspera y contundente, en estos cuentos Andrés Rivera vuelve a alumbrar zonas discursivas que se pretenden hegemónicas

Fiel a su distinguido dominio narrativo, en los espléndidos relatos aquí reunidos la historia es el trasfondo para reflexionar sobre el presente. Mezclando ficción con personajes y contextos reales, cada trama revela antinomias no exentas de continuidades, donde los usos de la memoria deconstruyen, una vez más, nuestro pasado reciente.
Luego de su formación, el Estado nacional se impone extender la frontera y cuidarla del acecho de Chile y el malón indígena; en ese territorio ni siquiera registrado en la cartografía oficial transcurre Estaqueados, adonde es destinado un promisorio joven capitán del Ejército que, ineluctablemente, batallará contra la vejez, el silencio y el olvido. Los ecos de la última dictadura militar emergen en los relatos “Country”, “La seño” y “Diente de oro”, a través de voces generacional e ideológicamente diferenciadas. Y, nuevamente, la historia es el marco para visibilizar hechos, situaciones y biografías de ficción o de verdad (“Estela Canto: un retrato”, “¿Quién come en esta mesa?”, “Reinserción” y “Pirí”) que se alzan contra la tergiversación y el ocultamiento.
Dueño de una prosa breve, áspera y contundente, en estos cuentos Andrés Rivera vuelve a alumbrar zonas discursivas que se pretenden hegemónicas. Así, dotada de una singular belleza, su narrativa pondera y revisa de manera extraordinaria los aspectos negados de la historia.


La revolución es un sueño eterno

¿Hay alguna revolución que pueda compensar la pena de los hombres, o es éste, simplemente, un sueño imposible?

Los turbulentos días de mayo de 1810 han quedado lejos. Tras ser uno de los representantes de la Primera Junta y el gran orador de la revolución, Juan José Castelli está confinado en su casa, derrotado como hombre político y consumido por una enfermedad que lo llevará a la muerte. Con las pocas fuerzas que le quedan escribe ahora, en un cuaderno de tapas rojas, sus pensamientos y recuerdos. Ya no hay lugar para las acaloradas polémicas entre adversarios. Es que “el invierno llega a las puertas de una ciudad que extermina la utopía pero no su memoria”. Y ese deseo malogrado de forjar entre todos un país libre y justo se convertirá en la obsesión de sus últimos días: ¿acaso hay alguna revolución que pueda compensar la pena de los hombres o se trata, simplemente, de un sueño imposible?


La sierva

Una novela fundamental de un escritor insoslayable.

La sierva, consagrada en 1993 por la Fundación el Libro como la mejor obra publicada en 1992, cuenta la relación intensa, apasionada entre una sirvienta, Lucrecia, y un juez de la nación, Saúl Bedoya, en el Buenos Aires de la segunda mitad del siglo XIX. A través de la relación de estos personajes, Rivera indaga el mundo del poder, la política, la corrupción y los vericuetos del alma humana.
En todo juego de dominación hay relaciones de poder, y ésta es la que une a estos dos personajes. Una relación enfermiza que se crea a partir del momento en que Bedoya, ante el asesinato de un patrón de chacra italiano, condena al autor material al encierro, mientras que exonera de toda culpa a Lucrecia, fascinado por su belleza y su temperamento salvaje, dejando de lado que la sirvienta del difunto es la instigadora y autora intelectual del crimen. El costo para Lucrecia será el acatamiento a todos los caprichos y perversidades sexuales de su dueño. Juegos peligrosos de dominación y sometimiento que no sólo los involucra, sino que incluye a aquellos seres que se atreven a interponerse entre ellos.
La escritura austera y contundente de Rivera es funcional a esta oscura historia de amores y crímenes, en el marco histórico y fundacional de la Argentina. La sierva, es sin lugar a dudas, otra novela fundamental de un escritor insoslayable.


Kadish

La maestría de la escritura de Andrés Rivera, siempre actual, siempre sorprendente.

Kadish tiene nuevamente como protagonista a Arturo Reedson, quien confirma, tal como señaló Freud, que “la memoria es selectiva”. No son muchos sus recuerdos, pero poseen la fuerza para hilvanar las piezas de un rompecabezas que alude, con insistencia, a episodios aún abiertos de la historia argentina.
¿Está solo Arturo Reedson cuando recuerda? ¿O divaga realmente ante la presencia de Pablo Fontán, mientras mira caer la lluvia desde su departamento, en Belgrano, y toma un vaso de JB, el whisky preferido de Graham Greene? Hace más de cinco décadas que estudió en la Escuela Industrial Luis A. Huergo, y otras tantas desde que ingresó como conscripto en la Primera Compañía de Abastecimiento, durante la presidencia de Juan Domingo Perón. Y transcurrieron más de treinta años de los sucesos oscuros de la última dictadura militar. Sin embargo, los recuerdos están ahí, siempre presentes: su iniciación sexual en un cuarto de la calle Murillo, las relaciones coyunturales y políticas, los amigos y las lecturas. Las imágenes del pasado retornan y desplazan el presente, quizá para conjurar esa costumbre de “depositar la memoria en el fondo de los inodoros, y apretar los botones”.
Andrés Rivera sorprende una vez más con la belleza y el ritmo hipnótico de su prosa. Imposible no quedar atrapado en el discurrir de sus personajes, que sacude la memoria del lector y recuerda, una vez más, la maestría de su escritura, siempre actual, siempre sorprendente.


Cría de asesinos

El retorno de Andrés Rivera al cuento con su inimitable estilo hecho de parquedad y silencios, en los que la violencia y el erotismo imponen su sello.

Cría de asesinos marcó el retorno de Andrés Rivera al cuento, género que cultivó como pocos en la literatura de habla hispana. Y se trata de un libro excepcional: siete relatos escritos con su inimitable estilo hecho de parquedad y silencios, en los que la violencia y el erotismo imponen su sello. Rivera extrajo del lenguaje lo imprescindible para exponer lo esencial de una situación, un personaje o un puñado de hechos.
La perversa iniciación sexual de un abogado, en medio del terror de la última dictadura argentina. Un gerente de banco de provincia y su inquietante genealogía. Las íntimas miserias de una madre y su hija. El ascenso económico de un emigrado judío en los telares de Villa Lynch durante el primer peronismo. Una hija de Alemania y la sumisión a ella de dos argentinos. El reencuentro entre un hombre que acaba de salir de la cárcel y una mujer que viene a ofrecerle sexo y un encargo ineludible. La cruenta parábola de dos jóvenes marginales cordobeses.
Como toda la obra de Rivera, estos relatos proponen un cruce entre el pasado y el presente, lo público y lo privado, la dignidad y la traición, la política y la sociedad.


Andrés Rivera

Andrés Rivera (Buenos Aires, 1928 – Córdoba, 2016). Obrero textil, periodista y escritor, comenzó a publicar a finales de 1950. Esos años componen un primer momento en su obra: El precio (1957), Los que no mueren (1959), Sol de sábado (1962) y Cita (1965). En 1972 aparece Ajuste de cuentas. Luego de esa novela, Rivera se sumergió en el silencio durante diez años. Con Una lectura de la historia (1982), inaugura su siguiente etapa creativa. En 1992 obtuvo el Premio Nacional de Literatura por su novela La revolución es un sueño eterno (Seix Barral, 2005). Títulos como La sierva (Seix Barral, 2009), Mitteleuropa, El farmer (Seix Barral, 2009), Nada que perder, La lenta velocidad del coraje, El profundo Sur (Seix Barral, 2006), Tierra de exilio, Cría de asesinos, Hay que matar, Ese manco Paz, Esto por ahora (Seix Barral, 2005), Punto final(Seix Barral, 2006), Por la espalda (Seix Barral, 2007), Traslasierra (Seix Barral, 2007), El amigo de Baudelaire (Seix Barral, 2008) y Guardia blanca(Seix Barral, 2009) colocan a Rivera entre los autores más reconocidos por el público y la crítica especializada.

https://www.planetadelibros.com.ar/autor/andres-rivera/000026351

Alfonsina Storni, DUERME TRANQUILO

 

 

 

Dijiste la palabra que enamora
A mis oídos. Ya olvidaste. Bueno.
Duerme tranquilo. Debe estar sereno
Y hermoso el rostro tuyo a toda hora.

Cuando encanta la boca seductora
Debe ser fresca, su decir ameno;
Para tu oficio de amador no es bueno
El rostro ardido del que mucho llora.

Te reclaman destinos más gloriosos
Que el de llevar, entre los negros pozos
De las ojeras, la mirada en duelo.

¡Cubre de bellas víctimas el suelo!
Más daño al mundo hizo la espada fatua
De algún bárbaro rey Y tiene estatua.

Alfonsina Storni, Un Sol

 

 

Mi corazón es como un dios sin lengua,
Mudo se está a la espera del milagro,
He amado mucho, todo amor fue magro,
Que todo amor lo conocí con mengua.

He amado hasta llorar, hasta morirme.
Amé hasta odiar, amé hasta la locura,
Pero yo espero algún amor natura
Capaz de renovarme y redimirme.

Amor que fructifique mi desierto
Y me haga brotar ramas sensitivas,
Soy una selva de raíces vivas,
Sólo el follaje suele estarse muerto.

¿En dónde está quien mi deseo alienta?
¿Me empobreció a sus ojos el ramaje?
Vulgar estorbo, pálido follaje
Distinto al tronco fiel que lo alimenta.

¿En dónde está el espíritu sombrío
De cuya opacidad brote la llama?
Ah, si mis mundos con su amor inflama
Yo seré incontenible como un río.

¿En dónde está el que con su amor me envuelva?
Ha de traer su gran verdad sabida…
Hielo y más hielo recogí en la vida:
Yo necesito un sol que me disuelva.

Alfonsina Storni, ALMA DESNUDA

 

 

 

Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
Va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,
Que puede ser un lirio, una violeta,
Un peñasco, una selva y una ola.

Alma que como el viento vaga inquieta
Y ruge cuando está sobre los mares,
Y duerme dulcemente en una grieta.

Alma que adora sobre sus altares,
Dioses que no se bajan a cegarla;
Alma que no conoce valladares.

Alma que fuera fácil dominarla
Con sólo un corazón que se partiera
Para en su sangre cálida regarla.

Alma que cuando está en la primavera
Dice al inviemo que demora: vuelve,
Caiga tu nieve sobre la pradera.

Alma que cuando nieva se disuelve
En tristezas, clamando por las rosas
Con que la primavera nos envuelve.

Alma que a ratos suelta mariposas
A campo abierto, sin fijar distancia,
Y les dice libad sobre las cosas.

Alma que ha de morir de una fragancia,
De un suspiro, de un verso en que se ruega,
Sin perder, a poderlo, su elegancia.

Alma que nada sabe y todo niega
Y negando lo bueno el bien propicia
Porque es negando como más se entrega,

Alma que suele haber como delicia
Palpar las almas, despreciar la huella,
Y sentir en la mano una caricia.

Alma que siempre disconforme de ella,
Como los vientos vaga, corre y gira;
Alma que sangra y sin cesar delira
Por ser el buque en marcha de la estrella.

Alfonsina Storni, LA INVITACIÓN AMABLE

 

 

Acercate, poeta; mi alma es sobria,
de amor no entiende -del amor terreno-
su amor es mas altivo y es mas bueno.

No pediré los besos de tus labios.
No beberé en tu vaso de cristal,
el vaso es frágil y ama lo inmortal.

Acercate, poeta sin recelos…
ofréndame la gracia de tus manos,
no habrá en mi antojo pensamientos vanos.

¿Quieres ir a los bosques con un libro,
un libro suave de belleza lleno?…
Leer podremos algun trozo ameno.

Pondré en la voz la religión de tu alma,
religión de piedad y de armonía
que hermana en todo con la cuita mía.

Te pediré me cuentes tus amores
y alguna historia que por ser añeja
nos dé el perfume de una rosa vieja.

Yo no diré nada de mi misma
porque no tengo flores perfumadas
que pudieran asi ser historiadas.

El cofre y una urna de mis sueños idos
no se ha de abrir, cesando su letargo,
para mostrarte el contenido amargo.

Todo lo haré buscando tu alegría
y seré para ti tan bondadosa
como el perfume de la vieja rosa.

La invitación esta….sincera y noble.
¿Quieres ser mi poeta buen amigo
y solo tu dolor partir conmigo?

Alfonsina Stornim, Lo inacabable

 

 

No tienes tú la culpa si en tus manos
mi amor se deshojó como una rosa:
Vendrá la primavera y habrá flores…
El tronco seco dará nuevas hojas.

Las lágrimas vertidas se harán perlas
de un collar nuevo; romperá la sombra
un sol precioso que dará a las venas
la savia fresca, loca y bullidora.

Tú seguirás tu ruta; yo la mía
y ambos, libertos, como mariposas
perderemos el polen de las alas
y hallaremos más polen en la flora.

Las palabras se secan como ríos
y los besos se secan como rosas,
pero por cada muerte siete vidas
buscan los labios demandando aurora.

Mas… ¿lo que fue? ¡Jamás se recupera!
¡Y toda primavera que se esboza
es un cadáver más que adquiere vida
y es un capullo más que se deshoja!

Alfonsina Storni, Retrato de García Lorca

 

 

Buscando raíces de alas
la frente
se le desplaza
a derecha
e izquierda.

Y sobre el remolino
de la cara
se le fija,
telón del más allá,
comba y ancha.

Una alimaña
le grita en la nariz
que intenta aplastársele
enfurecida…

Irrumpe un griego
por sus ojos distantes.

Un griego
que sofocan de enredaderas
las colinas andaluzas
de sus pómulos
y el valle trémulo
de su boca.

Salta su garganta
hacia afuera
pidiendo
la navaja lunada
de aguas filosas.

Cortádsela.
De norte a sud.
De este a oeste.

Dejad volar la cabeza,
la cabeza sola,
herida de ondas marinas
negras…

Y de caracolas de sátiro
que le caen
como campánulas
en la cara
de máscara antigua.

Apagadle
la voz de madera,
cavernosa,
arrebujada
en las catacumbas nasales.

Libradlo de ella,
y de sus brazos dulces,
y de su cuerpo terroso.

Forzadle sólo,
antes de lanzarlo
al espacio,
el arco de las cejas
hasta hacerlos puentes
del Atlántico,
del Pacífico…

Por donde los ojos,
navíos extraviados,
circulen
sin puertos
ni orillas…

Alfonsina Storni Queja

 

 

Señor, mi queja es ésta,
Tú me comprenderás;
De amor me estoy muriendo,
Pero no puedo amar.

Persigo lo perfecto
En mí y en los demás,
Persigo lo perfecto
Para poder amar.

Me consumo en mi fuego,
¡Señor, piedad, piedad!
De amor me estoy muriendo,
¡Pero no puedo amar!

Jorge Luis Borges, La prueba

 

 

Del otro lado de la puerta un hombre
deja caer su corrupción. En vano
elevará esta noche una plegaria
a su curioso dios, que es tres, dos, uno,
y se dirá que es inmortal. Ahora
oye la profecía de su muerte
y sabe que es un animal sentado.
Eres, hermano, ese hombre. Agradezcamos
los vermes y el olvido.