Laura. Vida y militancia de Laura Carlotto, María Eugenia Ludueña

La historia de Laura Carlotto jamás contada. Edición corregida y aumentada “Soy la mamá de Laura. La primera hija, la soñada, la querida, la esperada, igual que los otros tres que vinieron después. Pero ella fue algo especial por la vida que vivió: una vida corta, intensa, con mucho contenido. Vivió apurada, empapándose de su…

EL ABISMO, ROBERTO NAVARRO

Relato en primerísima persona de cómo hizo Macri para desmantelar en pocos meses de gestión las conquistas sociales y los logros del Estado de bienestar reconstruido durante el kirchnerismo.     Censura. Tarifazo. Desempleo. Endeudamiento. Represión. Corrupción. Persecución judicial, linchamiento mediático… Desde que llegó al poder, el gobierno conservador de Mauricio Macri aumentó salvajemente la…

Articuentos completos, Juan José Millás

Reunidos por primera vez, en una sola edición revisada, todos los articuentos de Juan José Millás   Por fin los articuentos completos de Juan José Millás, ese género de su invención que define como «crónicas del surrealismo cotidiano dosificadas en perlas». Y con ellos llega el sobresalto y la carcajada provocados por la irrupción de…

Verdaderas historias extraordinarias, Adolfo García Ortega

Cuentos reunidos Los cuentos completos de uno de los autores más reconocidos por la crítica. Nada es ajeno a estos cuentos: la alta cultura y el mundo más sórdido de las cloacas, el reportaje literario y el relato más emocionante, la biografía insólita y la recreación histórica, los celos y las pasiones se dan la mano con lo maravilloso…

Café Majestic

El Majestic es un café histórico situado en la Rua de Santa Catarina, en la ciudad de Oporto, en Portugal. Su relevancia proviene tanto del ambiente cultural que lo envuelve, en particular la tradición del café tertulia, donde se encontraban varias personalidades de la vida cultural y artística de la ciudad; así como también de su estilo arquitectónico modernista. En 2011, fue considerado el sexto…

Alfonsina Storni, Dos palabras

  Esta noche al oído me has dicho dos palabras Comunes. Dos palabras cansadas De ser dichas. Palabras Que de viejas son nuevas. Dos palabras tan dulces que la luna que andaba Filtrando entre las ramas Se detuvo en mi boca. Tan dulces dos palabras Que una hormiga pasea por mi cuello y no intento…

Alfonsina Storni, ¡Adiós!

  Las cosas que mueren jamás resucitan, las cosas que mueren no tornan jamás. ¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda es polvo por siempre y por siempre será! Cuando los capullos caen de la rama dos veces seguidas no florecerán… ¡Las flores tronchadas por el viento impío se agotan por siempre, por…

Alfonsina Storni, Dolor

    Quisiera esta tarde divina de octubre pasear por la orilla lejana del mar; que la arena de oro, y las aguas verdes, y los cielos puros me vieran pasar. Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera, como una romana, para concordar con las grandes olas, y las rocas muertas y las anchas playas que ciñen…

Jorge Luis Borge, Amorosa anticipación

      Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta ni la costumbre de tu cuerpo, aún misterioso y tácito y de niña, ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios serán favor tan misterioso como el mirar tu sueño implicado en la vigilia de mis brazos. Virgen milagrosamente otra…

Jorge Luis Borges, Alhambra

    Grata la voz del agua a quien abrumaron negras arenas, grato a la mano cóncava el mármol circular de la columna, gratos los finos laberintos del agua entre los limoneros, grata la música del zéjel, grato el amor y grata la plegaria dirigida a un Dios que está solo, grato el jazmín. Vano…

Alfonsina Storni, DUERME TRANQUILO

      Dijiste la palabra que enamora A mis oídos. Ya olvidaste. Bueno. Duerme tranquilo. Debe estar sereno Y hermoso el rostro tuyo a toda hora. Cuando encanta la boca seductora Debe ser fresca, su decir ameno; Para tu oficio de amador no es bueno El rostro ardido del que mucho llora. Te reclaman…

Alfonsina Storni, Un Sol

    Mi corazón es como un dios sin lengua, Mudo se está a la espera del milagro, He amado mucho, todo amor fue magro, Que todo amor lo conocí con mengua. He amado hasta llorar, hasta morirme. Amé hasta odiar, amé hasta la locura, Pero yo espero algún amor natura Capaz de renovarme y…

Alfonsina Storni, ALMA DESNUDA

      Soy un alma desnuda en estos versos, Alma desnuda que angustiada y sola Va dejando sus pétalos dispersos. Alma que puede ser una amapola, Que puede ser un lirio, una violeta, Un peñasco, una selva y una ola. Alma que como el viento vaga inquieta Y ruge cuando está sobre los mares,…

Alfonsina Storni, LA INVITACIÓN AMABLE

    Acercate, poeta; mi alma es sobria, de amor no entiende -del amor terreno- su amor es mas altivo y es mas bueno. No pediré los besos de tus labios. No beberé en tu vaso de cristal, el vaso es frágil y ama lo inmortal. Acercate, poeta sin recelos… ofréndame la gracia de tus…

Alfonsina Stornim, Lo inacabable

    No tienes tú la culpa si en tus manos mi amor se deshojó como una rosa: Vendrá la primavera y habrá flores… El tronco seco dará nuevas hojas. Las lágrimas vertidas se harán perlas de un collar nuevo; romperá la sombra un sol precioso que dará a las venas la savia fresca, loca…

Alfonsina Storni, Retrato de García Lorca

    Buscando raíces de alas la frente se le desplaza a derecha e izquierda. Y sobre el remolino de la cara se le fija, telón del más allá, comba y ancha. Una alimaña le grita en la nariz que intenta aplastársele enfurecida… Irrumpe un griego por sus ojos distantes. Un griego que sofocan de…

Alfonsina Storni Queja

    Señor, mi queja es ésta, Tú me comprenderás; De amor me estoy muriendo, Pero no puedo amar. Persigo lo perfecto En mí y en los demás, Persigo lo perfecto Para poder amar. Me consumo en mi fuego, ¡Señor, piedad, piedad! De amor me estoy muriendo, ¡Pero no puedo amar!

Jorge Luis Borges, La prueba

    Del otro lado de la puerta un hombre deja caer su corrupción. En vano elevará esta noche una plegaria a su curioso dios, que es tres, dos, uno, y se dirá que es inmortal. Ahora oye la profecía de su muerte y sabe que es un animal sentado. Eres, hermano, ese hombre. Agradezcamos…

Jorge Luis Borges, Un ciego

    No sé cuál es la cara que me mira cuando miro la cara del espejo; no sé qué anciano acecha en su reflejo con silenciosa y ya cansada ira. Lento en mi sombra, con la mano exploro mis invisibles rasgos. Un destello me alcanza. He vislumbrado tu cabello que es de ceniza o…